… y Aleluyas

pre-alegriaHe visto de lejos a Ritmo y Rima. Ritmo casi bailando – úndostres, úndostres, úndostres – y Rima botando como loca –para no perder la costumbre-, ahora aquí, luego allí, cantando una retahíla que no acierto a entender pero que dice algo acerca de una jaula que quiere ser aula y unas avecillas obligadas a sentarse en sillas, parece algo contrariada pero bota como siempre. Ellos también me han visto y cambiando su rumbo – si es que acaso lo tenían – se han acercado a mí y me han invitado a jugar. Dicen que como me ven triste quieren que juguemos a alegrías y aleluyas, que eso siempre viene bien:

 

¡Menuda cara de palo!

¡Canta, y espanta lo malo!

 

Eso me han dicho, y me han dicho también que eso es un aleluya. Dos versos, los dos de ocho sílabas, que riman. Fácil, ¿verdad?. Yo no lo veo tan fácil, la verdad…  y se lo digo, aunque sé que tienen razón y que ocuparme en contar sílabas y buscar rimas es un buen remedio para la tristeza. No sé por dónde empezar para sacar un verso de ocho sílabas y Ritmo me propone que diga cualquier cosa, que muchas de las veces hablamos con versos de ocho. Hago la prueba:

 

no tengo ganas de nada

 

Cuento y veo que sí, que tiene ocho. (Rima aplaude) – ¿Ves? Es fácil. Ahora busca algo que rime con nada. – Me ha dicho toda contenta. Me pongo a pensar y me aconseja que haga una lista de palabras muy distintas.

 

Hada

amada

patada

enfadada

ensalada

cansada

hazada

atrapada

 

Como a Rima le gustan mucho las palabras y le encanta ayudar me ha sugerido que ordene esas palabras para poder continuar la lista hasta el infinito, ha dicho. Rima siempre exagera un poco.

 

 

Hada, hazada, patada, ensalada

Amada, enfadada, cansada, atrapada

 

Por un lado tienes nombres y por otro formas de estar, así puedes continuar la lista, aunque ya podrías hacer algún aleluya – Esto lo ha dicho Ritmo, que no está del todo seguro si entiendo bien el orden de Rima. Yo asiento y casi sin contar me sale lo siguiente:

 

No tengo ganas de nada

hoy traigo el alma cansada

 

Ritmo y Rima la medio cantan y celebran mi primer aleluya. Yo mientras tanto cuento y no estoy seguro de que me salgan las cuentas: Hoy -1 trai -2 go-3 el-4 al-5 ma-6 can-7 sa-8 da-9. Se lo hago ver y ritmo me dice que no he contado bien, pero que no me preocupe, que es fácil de aprender y me muestra cómo cuenta él:  Hoy -1 trai -2 goel-3 al-4 ma-5 can-6 sa-7 da-8. Cosas del ritmo, dice – dos vocales juntas de palabras separadas suelen decirse de un golpe – me pide que escuche y oigo que tiene razón. Y me propone otra forma de decirlo: hoy traigo l’alma cansada. – suena casi igual ¿no? – y me explica que hay muchas formas de jugar a contar, de unir y separar vocales casi al antojo, algunas muy divertidas, pero que ya me irá contando, que quieren más aleluyas. Y mientras lo dice, ambos se sonríen.

 

 

Ojalá viniera un hada

y me diera una patada

 

Parece que ésta les ha hecho gracia, y como su risa es contagiosa río yo también. Luego Ritmo me señala que ha vuelto a pasar lo mismo de antes: vi-nie-raun-ha-da, die-rau-na-pa-ta-da. Yo asiento y le agradezco que me lo haga notar. Dicen que quieren más, que vuelva a empezar desde el principio y me olvide del -ada.

 

No lo dejes para luego

que igual se te apaga el fuego

 

para un roto un descosido:

así es como siempre ha sido

 

Cada día ir a la escuela

e intentar que no nos duela

 

Que le pasará a este gato

que maúlla todo el rato

 

Ritmo y Rima se han puesto súper contentos y aunque yo no crea que es para tanto, he agradecido tantos aplausos y felicitaciones, y me han contagiado su alegría. Así se lo he dicho, y me han dicho que enseguida pasamos a las alegrías, pero que tienen un juego que quieren enseñarme con las aleluyas. Uno dice el primer verso, por ejemplo: tengo guardado en mi casa…. y nos damos un tiempo para que cada uno complete su aleluya.

 

Ritmo ha dicho:

 

Tengo guardado en mi casa

un tiempo que no se pasa

 

Rima por su lado, ha encontrado lo siguiente:

 

Tengo guardado en mi casa

un reloj que siempre atrasa

 

Y yo por mi parte lo he terminado así:

 

Tengo guardado en mi casa

un fuego que nunca abrasa.

 

A mí el juego me ha parecido muy divertido, creo que quedan bastante bien las tres juntas, así que os invito a todos a probar.

 

⇐ Alegrías

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *