Para empezar a andar

Ritmo y Rima no hacen otra cosa que jugar. No paran, no hay nada que les guste más. Ritmo marca el paso y con dos pasos o tres inventa montones de formas de caminar, de trotar, de correr o bailar y girar. Un dós, un dos trés. Rima, va como una loca botando de aquí para allá, ¡boin!, ¡poin!, ¡toin!, en busca de cosas que suenen igual. Las mira atónita con sus gafas de ver lo que oye y le hace gracia – ¿cómo no?-  y le sorprende juntar cosas distintas que suenen igual invitándola a imaginar: una cosa rosa pegajosa y una centella en una botella y una nube que yo tuve…

rima lu2

A Ritmo y rima les divierte jugar juntos  -igual lo hemos dicho ya – y se inventan bailes raros de palabras que ellos llaman encontrijos. Dicen que incluso el nombre encontrijo es un encontrijo y lo encontraron escrito en algún lugar de una isla que encontraron en un mar. Dicen que son encontrijos porque no son sitios para esconderse, si no sitios para encontrarse. Y que lo que encuentras, el encontrijo, es como un acertijo, porque es mágico, eso dicen. Y que en el fondo eso es todo cuanto hay: jugar y encontrar. Ritmo y Rima son así – llevan mucho tiempo jugando y no paran de jugar y entretienen el tiempo divirtiéndose con él.ritmolu1

 

A Ritmo y Rima no les gusta que les digan que hacen poesía – así de raros son – porque dicen que encontrar encuentran poemas y canciones y también conjuros, y adivinanzas, y refranes, y disparates, y lemas, y anuncios, y sortilegios, y sentencias, y que lo que hacen es encontrar – que es lo que quiere decir trovar – y que van jugando, buscando hasta trovar. Juegan a buscar encontrijos.

Y juegan a invitarnos a jugar. Les encanta que jueguen con ellos. ¿Te vienes? Venga, va…

 

>>>  Primeros pasos

Comentarios

Los comentarios están cerrados.